martes, 28 de abril de 2009


Es un hecho que el mobiliario urbano de Burgos está tomando vida: Primero, las papeleras y los contenedores han intentado echarse a andar, y ahora a los bancos les están saliendo ojos:
Cuidado con lo que haces, te están observando y ya sólo les falta la boca para que empiecen a chivarse.

3 comentarios:

Montxo dijo...

O pegarte un mordisco :D

Atapuerques dijo...

Yo diría que es una cámara de vigilancia para pillar a los graffiteros de mala calidad.

pablo miguel simón dijo...

Es curioso, el mobiliario cada vez más vivo; la ciudad, cada vez más muerta.