martes, 28 de julio de 2009

Restaurante callejero


Vale que la cosa esta muy mal, y uno tiene que agudizar el ingenio y buscar alternativas a los restaurantes de lujo: Esperamos que en este caso, la lata de refresco y la lata de sardinas hayan resultado un éxito y el tipo haya conquistado a su chica. Pero una cosa es echarle imaginación al asunto, y otra acabarte creyendo tus propias mentiras y pensar que el camarero se llevará toda la parafernalia al contenedor en cuanto te vayas.

Un poquito de por favor, que son cinco pasos hasta el contenedor.

2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

falta una buena vela

nykaa dijo...

La gente es guarra a reventar jaja
La verdad es que pronto esto va a ser como el botellón, comprarse un bocata y una lata y a comer a la calle, a los parques, porque como se están poniendo los precios de los menús...JAJAJA
Saludos y suerte en el concurso.