viernes, 13 de febrero de 2009

Bemba, Buba, Baba, y ahora Barro



No, no se trata de un trabalenguas ni parte de la cartilla con la que aprendimos a leer; se trata del regreso más esperado: El de nuestro vidente favorito, que en esta ocasión ha mejorado una barbaridad sus prestaciones, y además de ofrecer un servicio de limpieza rápido (ideal si se va a presentar la suegra mañana mismo a pasar una semanita en familia), ha reclutado a los espíritus más veloces que existen (antepasados de Fernando Alonso, sin duda).

Ahora bien, lo que yo no veo tan claro es eso de que tengamos que confiar en él porque él confia en si mismo. ¿O acaso da confianza un tio que no sabe ni como se llama y que cada vez se presenta de una forma y que no se aclara a la hora de darte su número de teléfono? (Podeis comprobarlo aqui, aqui y aqui).

3 comentarios:

KOKYCID dijo...

No entendeis nada... son los diversos nombres de los diferentes espíritus veloces, esos...

BIPOLAR dijo...

Necesito una limpieza a conciencia de la casa, el coche y el trastero, que tá todo mu' gorrino. Oink. :D

Momar dijo...

Tiene el poder de la ubicuidad ese, porque también está en los Madriles. Claro, como es brujo y tal le hacen descuento en viajes astrales.