lunes, 26 de marzo de 2007

LO REAL SUPERA LA FICCIÓN.

La realidad supera la ficción, como en este caso.



Para arreglar una fuga de agua.

Primero se necesita descubrir la fuga.
Segundo localizar que provoca a avería para poder corregirla.
Tercero se recogen la aguas que se fugan con un trozo de canalón previamente recortado.
Cuarto se perfora otro degagüe que pase por ahí cerca y se llevan la aguas que fugan por el canalon recortado hasta allí.
Quinto no olvidarse calzar bien el canalón con unas cuantas cuñas.
Sexto marchese silbando para disimular que lo deja así.



Tenemos autenticos superclases entre nosotros y no lo sabemos.
(buscar algun amiguito que os tararee la sintonía de bricomanía mientras lo leeis, que gana mucho)

2 comentarios:

No soy Job dijo...

Que alguien me pase el telefono de ese fontanero, porfa, que será barajero, no?

mr_friki dijo...

Segunda ley de la construcción: lo que no tapa la inteligencia lo tapa la masa.