sábado, 28 de julio de 2007

AMARRANANDO LA CIUDAD III


La primera vez que tratamos el tema parecía una situación anecdótica.

La segunda vez que lo hicimos levantamos ampollas y la polémica se zanjó con que se trataban de puntos de distribución.

Tratarlo una tercera vez ¿podría considerarse rutina?¿Persecución? No lo sé, el caso es que se está convirtiendo desgraciadamente en un hábito ritual de cada semana y lo tengo que mostrar.

Mi intención no es echar las culpas a nadie (tengo hecho un esquema que ya pondré en breve analizando el problema) aunque coincida de que ultimamente siempre es el mismo periódico, quizás sus hojas tengan cierta tendencia a la volatilidad que no tienen las de los demás, no sé, el caso es que otra vez podemos ver sus hojas esparcidas por el barrio.

¿Acaso se trata de un nuevo punto de distribución? vete tu a saber.

Estas fotos son de la semana pasada pero lo peor es que también tengo fotos de esta semana y puede que para la próxima también tenga.

Continuará...

7 comentarios:

trupmanias dijo...

serán los pájaros que se las llevan.. así las distribuyen por hay...

Davidytal dijo...

Es para que tengas uno siempre al alcance de tu mano, estés donde estés.

Macacolandia dijo...

Será al alcance de mi pie

Miguel Simón dijo...

Algunas puntualizaciones sin ánimo de molestar:

1-Sólo una de las fotografías muestra ejemplares de La Palabra. La tercera se identifica claramente con una página de un ejemplar de Diario de Burgos. La primera de las noticias se refiere a la revista municipal. Tú dices que “siempre es el mismo periódico”.

2-Culpas al medio de “amarranar la ciudad” cuando los artífices son ciudadanos irresponsables que harán lo mismo con todo tipo de residuos. Si hubiera una lata de aceite en un jardín ¿culparías a Repsol? Miedo me da.

3-Hay en esta ciudad suficentes marranadas y marranos de calibre para que pierdas tanto el tiempo en esta triste persecución: el papel se ve mucho, pero al menos el de La Palabra es ecológico y se degrada sin perjuicio para el medio ambiente; te sugiero un paseo por los cauces de los ríos para fotografiar los plásticos (algunos tienen marca), los vertederos ilegales que circundan la ciudad o el entorno de Fuentes Blancas a cualquier hora. Y si quieres algo verdaderamente marrano, estate atento a los centenares de convoyes que recorren la avenida de Cantabria con explosivos suficientes para volar media ciudad.

4-Desde el punto de vista de la comunicación sugiero que reorganices algunas prioridades, esto huele a guerra personal del emisor y afecta al mensaje: es muy fácil provocar la foto y rodearla del atrezzo necesario, lo que resta credibilidad al argumento.

5-Te animo a que de vez en cuando leas La Palabra, no es tan mal periódico para lo que se encuentra por ahí y ocupa un espacio muy necesario para el futuro de esta ciudad. No creo que sea justo atacar al medio con esa viveza.

Un saludo cordial y a tu disposición para charlar sobre éste o cualquier otro tema.

Macacolandia dijo...

A Miguel Simón:

Lo primero es disculparme por haber tardado unos días en contestar pues he estado fuera.

Voy a intentar ahora aclarar todos los puntos que propones.


1- Te aseguro que en las 3 fotos aparecen hojas de la palabra aunque eso no sea lo importante y yo a lo de que casi siempre sea el mismo periódico lo achaco a la casualidad.


2- No culpo al medio de amarranar la ciudad y tengo preparado otro bloque (aunque no se si me atreva) en el que intento explicar que todos tenemos parte de culpa en esto.


3- Pierdo el tiempo en esto por que me entristece ver las calles de mi barrio llenas de papelotes casi todas las semanas y te aseguro que de persecución nada sino todo lo contrario, es el periódico que más me gusta y en el que más creo (o creía) y vuelvo a repetir que yo no denuncio al periódico sino al hecho de el esparcimiento de hojas por todo el barrio.

Ya se que hay mierda por toda la ciudad y la sacamos (la que vemos), ya se que hay cosas más malas en el mundo pero por desgracia no nos dedicamos a esto y no disponemos del tiempo y los recursos suficientes, somos 3 personas y sus cámaras nada más.


4- No hay guerras personales sino todo lo contrario, te vuelvo a repetir que a mí la palabra de Burgos me gusta.

Te aseguro que las fotos no son provocadas ni trucadas, no tengo tanto tiempo ni tan malas artes.


5- Yo leo la palabra todas las semanas (sino todo lo que más me interesa) cosa que no hago con otros medios por que me parece distinto.

No me gusta que se vean cosas que no hay (persecuciones y guerras) y ahora que veo que lo que yo me tomo como una denuncia al civismo humano (cosa que si repasas el blog solemos hacer muy a menudo) tu te lo tomas como un ataque personal o al periódico. Me entristece y me llena de dudas pues tenía preparado otro bloque (por que sigue ocurriendo más veces) sobre el tema y ahora no se que hacer pues me duele que un medio como la palabra no entienda el verdadero mensaje.

Un saludo y a seguir así.

Miguel Simón dijo...

Yo también te pido perdón, he estado fuera hasta hoy y no he podico contestarte.
Me satisfacen tus comentarios, creo que no estamos muy lejos en la visión de lo que es correcto y me alegra que haya gente que se preocupe por mejorar la ciudad, aunque los medios para hacerlo sean necesariamente subjetivos.
En lo que me atañe como responsable del proceso de producción de La Palabra te puedo asegurar que redoblaré los esfuerzos por conseguir una mejor distribución y trataremos de concienciar aún más a los lectores para que den a los ejemplares un destino civilizado hacia el reciclaje cuando quieran desprenderse de los periódicos.
Pero esto es como todo: la gente es libre incluso para ser guarra. Afortunadamente la gran mayoría de los ciudadanos agradecen la presencia de La Palabra en sus casas, aunque siempre hay algún vecino reaccionario que los tira todos en cuanto los ve o algún repartidor que se pasa de listo pero que pronto es detectado.
Por cierto, estoy buscando colaboradores que se sumen a los que desinteresadamente nos dan información de las incidencias en la distribución a través de correo electrónico: lectores@lapalabradeburgos.es
para que podamos seguir mejorando ese proceso semana a semana. Si alguien se anima a darnos información de lo que observa en su portal, su calle o su barrio se lo agradeceríamos mucho.
Un abrazo y ánimo a los artífices de la página, es una gran labor.

Davidytal dijo...

Me gusta que haya esta controversia, realidad de La palabra como de otros medios de comunicación, es que, la responsabilidad del Editor no es perseguible durante toda la vida del papel.

Macacolandia esta recogiendo una realidad de su barrio, es que La Palabra acaba por las calles.

El que origina este problema no es el Editor, es de la cadena de distribución o de algún incívico que no soporta que haya una alternativa a Diario de Burgos.

Yo también leo la Palabra y me gusta y me gusta perseguiros a todos por igual (miento con el Gente ya me he rendido).

Macacolandia publica el otro bloque.