lunes, 3 de marzo de 2008

El cementerio de todas las obras



Cuando terminan unas obras siempre quedan adoquines sobrantes, bancos inútiles, trastos tiraos que nadie sabe donde colocar. ¿Creiais que se los tragaba la tierra sin más?
Pues no, resulta que tienen su propio cementerio , en pleno centro geográfico de Burgos. Allí descansan en paz olvidados por todos, principalemente por el Ay-untamiento (no tanto por los ciudadanos que se pasean por la zona y tienen una especatcular visión de estos cadáveres urbanísticos).

4 comentarios:

nualo dijo...

hola:
Yo creo que el ayuntamiento devería aprovechar el material...utilizandolo para hacer mas pisos de protección, je,je,je..o bien lo compramos y lo vendemos a saldo...

manzacosas dijo...

¿No estará entre los adoquines la cabeza de algún edil? Pregunto

BIPOLAR dijo...

Es el almacén municipal ambulante de suministros y usos múltiples.. ¡qué no os enteráis de nada¡

Azul dijo...

Tendríais que hacer algo una caseta para el verano!!

lo podríais alquilar un módico precio

cuanto por semana??

Besazules