martes, 21 de agosto de 2007

IMPRUDENCIAS

No es por sermonear pero cuando cruces la carretera tienes que mirar para un lado, luego para el otro y de nuevo al otro antes de echarte camino a la otra acera o cuneta.

Esto es lo que le pasó a el compañero de viaje de una amiga (el de la foto), que lo encontró en Salamanca y se lo trajo hasta Burgos.



No sabemos si el pajarillo murió por el impacto o por la impresión de viajar en primera fila durante tanto tiempo.

Es lo que tienen estas vacaciones de verano que sales pero no sabes si volverás. Y es que ya se sabe que las imprudencias se pagan y si comes mucho alpiste no cruces la carretera.

Gracias a Merce por la foto.

2 comentarios:

Davidytal dijo...

un minuto de silencio por todos los mosquitos de mi parabrisas.

No soy Job dijo...

Es que van como locos.